Una mujer presentó ante la policía de Barcelona una denuncia contra el brasileño Dani Alves por agresión sexual. La presunta víctima contó que el hecho ocurrió en una de las salas del boliche Sutton el pasado mes de diciembre. La joven dijo que el futbolista le introdujo la mano por dentro de la ropa interior y, espantada por lo ocurrido, les avisó a sus amigas, quienes acudieron a la seguridad privada del local bailable. Fue entonces cuando se activó el ‘protocolo del ayuntamiento contra agresiones y acosos sexuales en espacios de ocio nocturno privado’.

El siguiente paso de ese cuidado fue trasladar a la mujer y a sus amigas a un espacio seguro. Allí, los representantes y supervisores del boliche llamaron a la policía, que inmediatamente llegó al local. Fue en ese instante que la joven presentó la denuncia; Dani Alves ya no estaba allí.

Un patrullero llevó al experimentado jugador hasta la Ciudad de la Justicia de Barcelona; allí pasó a la condición de ‘a disposición judicial’ y el letrado a cargo de la causa decidirá su situación provisional mientras se instruye la causa. En ese ínterin, el futbolista declaró, brindó su versión de los hechos tras presuntamente haber agredido sexualmente a la mujer.

El titular del juzgado de instrucción número 15 de Barcelona abrió la causa a principios de enero para investigar cada detalle de la denuncia de la joven. Las fuentes policiales y judiciales le informaron que, tras su declaración en la comisaría de los Mossos d’Esquadra de Les Corts, “Dani Alves se encuentra detenido”, indica El Pais.