El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, anunció el jueves que su país destinará otros 240 millones de dólares en ayuda humanitaria para que los países del continente asistan y acojan a los inmigrantes que pasan por su territorio, así como para que refuercen sus fronteras.

El líder de la diplomacia estadounidense hizo público su anuncio durante una reunión ministerial sobre inmigración que transcurre en paralelo a la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos celebrada en Lima.

Blinken detalló que estos recursos se destinarán a servicios de salud, de refugio y de educación, aunque también a reforzar las fronteras y la persecución de traficantes de personas. A su juicio, este apoyo ayudará a las comunidades de acogida a integrar mejor a la población migrante.

El secretario de Estado estadounidense hizo un llamamiento también a «trabajar juntos» para atender las causas de raíz de la migración, entre las que citó la inseguridad, la falta de oportunidades económicas, la crisis climática y la corrupción en la región, reseña EFE.