Fuertes inundaciones azotaron el lunes el Parque Nacional Yellowstone de Estados Unidos y poblaciones cercanas, arrastrando carreteras y puentes, cortando la electricidad y obligando a los visitantes a evacuar partes del emblemático parque en plena temporada turística del verano boreal.

Todas las entradas a Yellowstone se cerraron a causa de inundaciones sustanciales, provocadas por las fuertes lluvias y el deshielo, mientras los responsables del parque desalojaban a los turistas de las zonas más afectadas, indica latimes.com. 

Los daños más graves fueron en la parte norte del parque y en las poblaciones de la entrada de Yellowstone en el sur de Montana. Fotografías del Servicio de Parques Nacionales mostraban un desprendimiento de tierra, un puente derrumbado sobre un arroyo y carreteras gravemente dañadas por la crecida de los ríos Gardner y Lamar.