La Justicia argentina logró acceder a los datos del teléfono celular del hombre que está acusado de intentar matar a la vicepresidenta, Cristina Fernández el pasado 1 de septiembre, reseña El Carabobeño.  La recuperación del contenido de su teléfono es relevante porque en el primer intento de extraer la información del teléfono, el día posterior al atentado, por parte de la Policía Federal Argentina, se bloqueó y formateó el aparato, lo que derivó en una investigación por parte de la Justicia para saber si hubo alguna irregularidad en el peritaje.

Según indicó el director de la Policía de Seguridad Aeroportuaria José Glinski a los medios apostados en la puerta de los tribunales a donde se llevó el contenido, la fuerza colocó el chip del teléfono del acusado Fernando Sabag Montiel en un teléfono similar para poder acceder a la información en la nube.

“El dato más importante” es que se pudo recuperar toda la base de datos de la aplicación de mensajería Telegram, que es una herramienta que se utiliza para la comisión de delitos, siendo “clave” haber recuperado todos los archivos de multimedia y que se recuperaron los mensajes de la aplicación Whatsapp “después del hecho”.

También se pudo relacionar el número de teléfono con cuentas de Google y acceder a las redes sociales como Instagram que “son útiles para la investigación” porque además de publicar fotos y videos se envían mensajes. “Hay muchas cosas de interés”, manifestó Glinski, quien contó que la Policía de Seguridad Aeroportuaria recibió colaboración de Estados Unidos e Israel, pero se prevé que el análisis va a llevar tiempo.