Fuertes lluvias provocaron un deslizamiento de tierra masivo el sábado por la mañana en la isla turística de Ischia, en el sur de Italia, que destruyó edificios y arrastró autos estacionados al mar, dejando al menos una persona muerta y hasta 12 desaparecidas, reseña AP. 

El cuerpo de una mujer fue sacado del lodo, dijo en conferencia de prensa el prefecto de Nápoles, Claudio Palomba. Mientras continuaba lloviendo, los rescatistas trabajaban con cautela con pequeñas excavadoras para recoger entre seis y siete metros (yardas) de lodo y escombros en busca de posibles víctimas. 

Los refuerzos llegaron en ferry, incluidos equipos de perros rastreadores para ayudar en los esfuerzos de búsqueda. La fuerza del lodo que se deslizó por la ladera de la montaña justo antes del amanecer fue lo suficientemente fuerte como para enviar automóviles y autobuses a las playas y al mar en el puerto de Casamicciola, en el extremo norte de la isla, frente a Nápoles.

La isla recibió 126 milímetros (casi cinco pulgadas) de lluvia en seis horas, la precipitación más intensa en 20 años, según las autoridades.

Las calles estaban intransitables y los alcaldes de la isla instaron a la gente a quedarse en casa. Se informó que al menos 100 personas quedaron varadas sin electricidad ni agua, y unas 70 fueron alojadas en un gimnasio comunitario.