Un niño de 15 años mató a cinco personas e hirió a dos más durante tiroteo en Raleigh, dejando marcada a una comunidad que ahora está de luto por las víctimas cuyas vidas se vieron truncadas mientras realizaban sus actividades rutinarias como todos los días. 

De acuerdo a nota de AP, la jefa de policía de Raleigh, Estella Patterson, aseguró que el adolescente fue capturado horas después de que las víctimas fueran baleadas el jueves por la noche. Fue hospitalizado y en estado crítico luego de su arresto, pero las autoridades no han dicho cómo resultó herido. Patterson afirmó el viernes que la policía no ha determinado el motivo del ataque.

Las víctimas eran de diferentes razas y tenían entre 16 y 50 años. Familiares y amigos dijeron que algunas de las víctimas fueron baleadas mientras realizaban actividades cotidianas normales: un oficial de policía fuera de servicio fue asesinado mientras se dirigía al trabajo, una de las mujeres que murió estaba en su porche hablando con un vecino, otra mujer que murió estaba paseando a su perro y otra estaba haciendo ejercicio.

El gobernador Roy Cooper calificó el tiroteo como un “acto exasperante y trágico de violencia armada” y además agregó que, “ningún vecindario, ningún padre, ningún hijo, ningún abuelo, nadie debería sentir este miedo en sus comunidades, nadie”.