El expresidente de Estados Unidos Donald Trump presionó a su vicepresidente, Mike Pence, para que bloqueara el resultado de las elecciones de 2020 que dieron la victoria al demócrata Joe Biden a sabiendas de que su plan era “ilegal”. Así intentó demostrarlo durante el jueves en su tercera audiencia pública el comité legislativo que investiga el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021, con el testimonio de testigos, documentos y grabaciones que apoyan esa hipótesis, indica EFE. 

Pese a no encontrarse en la sala, el protagonista de la jornada fue Pence, quien, según uno de los juristas que comparecieron como testigos, evitó una revolución en el país dentro de una “crisis constitucional paralizadora” al desobedecer a Trump. Bajo la lupa del comité estuvieron en concreto las presiones que sufrió Pence por parte del presidente para que bloqueara la ratificación del resultado de los comicios de noviembre de 2020, en los que perdió Trump frente a Biden.

A lo largo de la audiencia, el comité se centró en demostrar la “inconstitucionalidad” de lo que Trump le estaba pidiendo a Pence y en que el mandatario lo hacía a sabiendas de era ilegal.

Uno de los testigos, el juez jubilado Michael Luttig, que fue asesor informal de Pence, subrayó que, si el entonces vicepresidente hubiera obedecido ese día a Trump, “EEUU se hubiera hundido de inmediato en lo que hubiera equivalido a una revolución dentro de una crisis constitucional paralizadora”.