Metido de pleno en la campaña de las elecciones legislativas de noviembre, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, arremetió el jueves contra la “amenaza” que supone el trumpismo para el país, durante un discurso en horario de máxima audiencia desde Filadelfia, considerada la cuna de la democracia estadounidense, indica EFE. 

Aunque la Casa Blanca había afirmado que el objetivo del discurso no era hablar del expresidente Donald Trump, el líder demócrata acusó directamente al republicano y a sus seguidores de poner en peligro la democracia y de avivar la “violencia política”.

Lo hizo en un escenario muy simbólico, pues dio su solemne discurso frente al Salón de la Independencia de Filadelfia, edificio donde se firmaron la Declaración de Independencia y la Constitución de Estados Unidos.

“Vine aquí esta noche en el lugar donde comenzó todo para explicar con claridad a la Nación las amenazas que enfrentamos y el poder que tenemos en nuestras manos para afrontarlas”, aseguró el mandatario, con la mira puesta en los próximos comicios, en los que los demócratas aspiran a retener su ajustada mayoría en el Congreso.