El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, está siendo objeto de una investigación interna por una relación íntima con otra persona de la plantilla de este organismo.

El proceso abierto “recientemente” evalúa si la relación con esa mujer, de la que según la fuente “todo el mundo sabe que es su novia”, viola las reglas éticas internas de esa institución con sede en Washington y que celebra estos días su asamblea en Lima.

Ese reglamento interno, segúnindica El Carabobeño, estipula que “los miembros del personal y demás proveedores de servicios no deberán permitir que ninguna relación con otro miembro del personal o proveedor de servicios interfiera con el desempeño de sus funciones o coloque en desventaja a otras personas en el lugar de trabajo”.

Asimismo, establece que aquellos que tengan una relación íntima con otro miembro del personal o proveedor de servicios “se descalificarán para supervisar o evaluar a esa persona” y no podrán  “participar en ningún proceso en el que se tome o examine una decisión administrativa que afecte los intereses de esa persona”.

La mujer en cuestión trabaja en la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia y no en la oficina del secretario general, por lo que no está bajo el mandato de Almagro. En la biografía “Luis Almagro. No pide perdón”, que Martín Natalevich y Gonzalo Ferreira publicaron en 2020, ya se mencionaba la relación entre ambos.

En el libro, que contiene entrevistas con Almagro y con la mujer señalada en la investigación, el secretario general asegura que ella formaba parte de su “círculo más cercano” en la OEA. Los autores detallan que el uruguayo comenzó una relación con la mujer, que trabajaba en la organización desde antes de que llegara Almagro, después de su segundo divorcio. Sus últimas tres parejas, asegura el texto, “las conoció en el ámbito laboral”.